En hierro fundido si se nota la diferencia.

Es cierto que no cocino los 7 días de la semana, incluso podría decir que pueden pasar varios días sin acercarme a una cocina para poner a prueba mi creatividad culinaria y satisfacer mis necesidades de sabores nuevos y deliciosos, una creatividad que después de mucho practicar se va perfeccionando, pero cuando se experimenta, siempre hay la posibilidad de que todo salga mal y sea un completo desastre; y no les mentiré, muchas veces me ha sucedido. ¿Y que les puedo decir?… esto también hace parte de la diversión y más porque no soy un profesional, simplemente soy un amante a cocinar y soy un curioso empedernido que busca la manera de aprender cosas nuevas.

Sin embargo me he dado cuenta que en la concina es muy importante contar con tus buenos utensilios, ya que me han permitido disfrutar de todas las preparaciones que hago, incluso cuando las cosas no sales tan bien como quería. Por ello hoy les contaré mi experiencia con los últimos jugueticos que adquirí después de mucho investigar; tres sartenes de hierro fundido de diferentes tamaños y una olla del mismo material; la mejor decisión que pude haber tenido.

Lo primero que les quiero contar es que mi experiencia con el teflón, el aluminio, entre otros no ha sido mala, mal haría yo en decir que así fue, sin embargo después de un tiempo de utilizar los sartenes o las ollas, es evidente su deterioro y la pérdida de sus propiedades y beneficios, haciendo que cocinar pierda su encanto, y allí tome la decisión de buscar nuevas alternativas, hasta que me tope con el hierro fundido; y sin más déjenme contarles todo lo bueno que le he encontrado a estas bellezas.

 

  1. Su calidad y duración

Si procuramos tener ciertos cuidados mínimos en nuestros utensilios de hierro fundido, créanme que durarán años, incluso, sin exagerar podrían duran un siglo, o por lo menos eso es lo que me dice mi abuela que tiene una que otra sartén de hierro fundido o cacerola como ella la llama, las cuales recibió de su abuela. Lo que quiere decir que ya tengo la herencia de mis futuras generaciones.

En resumidas cuentas esto hace de estos utensilios tanto ecológicos como económicos a largo plazo.

 

  1. Una excelente distribución y retención del calor

No existe nada más frustrante al momento de cocina que tener que poner a bailar tus alimentos sobre la superficie del sartén o la olla de un lado al otro, ya que la distribución del calor no es pareja, ni constante y por tanto, si no lo haces, se te quema. Al usar utensilios de hierro fundido, la distribución de calor es igual, así que la comida que está en el centro, recibe el mismo calor que la comida que está a los extremos del sartén u olla.

 

  1. De la estufa al horno, y del horno a la mesa

Lo mejor de utilizar hierro fundido al cocinar, es que no te tienes que limitar al preparar tu comida, ya que podrás hacer uso de la estufa para dorar o sellar algunos alimentos y luego terminar tu receta en el horno, sea para gratinar, terminar la cocción, entre otras tantas posibilidades. Pero lo más importante es que el estilo del hierro fundido es tan hermoso, que incluso lucirá perfectamente al llevar directamente a la mesa, y así sorprender a tus comensales con la apariencia y el sonido chispeante que hará nuestra preparación recién salida del horno o estufa.

 

  1. Su mantenimiento y limpieza

No les mentiré, sí debemos hacer ciertos procesos para que nuestros utensilio de hierro fundido se vea siempre como nuevos, pero tampoco es nada del otro mundo, solo se trata de consentir un poco las mejores piezas que tendrá tu cocina. Te darás cuenta que la limpieza de estos es fácil, ya que las limpias con un paño húmedo para sacarles el residuo de comida y listo, o si quieres puedes lavar con un poco de agua y jabón; lo realmente importante es siempre procurar que jamás queden húmedos y periódicamente hacer un curado, que consiste en esparcir una capa delgada de aceite sobre toda su superficie y luego calentar durante unos minutos. Esto te permitirá mantener su antiadherente natural.

 

  1. Todo queda diferente y realmente mejor

Acá es difícil explicarles mi punto, solo puedo decirles que sí se nota la diferencia, que las preparaciones adquieren un sabor delicioso, diferente y especial, que solo podrán descubrir ustedes mismos…

 

Julián Muñoz Escudero

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir esto

Copiar enlace al portapapeles

Dupdo