¡QUE BUEN PRODUCTO!

Muchas veces para un buen entendedor pocas palabras bastan, pero en el caso de este espectacular producto, son muy pocas: CAZUELA ø 14 CM. ideal para servicio a la mesa, del horno a la mesa.  Peso 1 kg. Dimensiones 14 x 5.5 cm… estas palabras no alcanzan a describir el producto.

 

Tuve la oportunidad de “estrenar” en vacaciones las cazuelas de 14 centímetros con tapa de El Carmen de Viboral y base de

madera prensada. ¡Que buen producto!

Empecemos por las tapas de cerámica fabricadas en El Carmen, por Artesanías El Dorado, una microempresa de los hermanos Gladys y Óscar Bello, fundada en 1966 por su padre y dedicada a la creación de vajillas y diferentes artículos decorados a mano, con finas pinceladas llenas de diseño y color.

Para crear los bizcochos de las tapas -nombre que se le da a la pieza- utilizan una mezcla de barro y minerales como cuarzo, fesdelpato y carbonato de calcio que se encuentran en minas de diferentes municipios del Oriente antioqueño. La pasta debe ser amasada para eliminar el aire y los poros que este genera, y así evitar que se rompa fácilmente. Las tapas, pasan dos veces por el horno, primero en estado rústico y después de ser pintadas y sumergidas en un esmalte de cuarzo, donde termina el proceso. El horno trabaja con carbón de piedra, tal vez el único de su tipo que aún funciona en el municipio.

Hay diferentes “pintas” nombre que se le da a cada uno de los dibujos que llenan de vida el blanco característico de esta artesanía. La pinta que más me gustó es el “trébol negro”, una de las 12 referencias que tienen registradas los hermanos Bello ante la Dirección Nacional de Derechos de Autor.

La cazuela de 14 cm en hierro fundido es el tamaño preciso para una porción individual, aunque la de 16 es perfecta para apetitos o platos de mayores dimensiones. La proporción entre ancho y profundidad está muy bien lograda y las dos asas permiten manipularla fácilmente cuando está caliente… porque ¡se calienta! Pero para eso está la solución: un plato de madera prensada donde encaja perfecto la cazuela impidiendo que se resbale.

 

Imagino que el proceso no fue fácil, este matrimonio de hierro y cerámica sobre madera debe ser muy complejo pero la verdad el resultado es sorprendente.

Como tuve la oportunidad de estrenarlas en vacaciones, ofrecí a algunos invitados una delicia de desayuno que me enseñó una gran amiga y quiero compartir.

Se engrasa la cazuela, la parte inferior se cubre de pan tostado, puede ser de cualquier tipo, inclusive el que ya está muy duro y creemos que no servirá para nada. Añadir crema de leche (buena cantidad), jamón picado, uno o dos huevos, sal y pimienta, cubrir con queso y llevar al horno. El jamón se puede omitir o remplazar por tocineta, chorizo, tomates secos, espinaca… cualquier ingrediente que “le pegue” al huevo.

 

¡Buen provecho!

 

Por: Mónica Restrepo Isaza

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir esto

Copiar enlace al portapapeles

Dupdo