Preguntas Frecuentes

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Phasellus hendrerit. Pellentesque aliquet nibh nec urna.

Es más saludable
Con los utensilios de hierro fundido se evitan los gases tóxicos que otros materiales emiten. Además de ello, aporta hierro a las comidas, por lo que enriquecerá y dotará de nutrientes a tus alimentos y condimentos.

Es antiadherente
Aunque te pueda parecer sorprendente, un sartén u olla de hierro fundido precalentados puede ser tan antiadherente como un utensilio de teflón, siempre y cuando los tengas bien curados y cuidaos, y nosotros te enseñaremos como hacerlo.

No es tóxico
Todo tipo de materiales empleados para la fabricación de sartenes y ollas de aluminio, teflón, cerámica entre otros, se van desgastando con el tiempo y perdiendo sus propiedades. De esta manera al termina su vida útil comenzarán a volverse tóxicos para poder cocinar con ellos. Mientras que el hierro fundido bajo simples cuidados mejorará las propiedades antiadherentes y te permitirá cocinar con menos aceite o mantequilla. El hierro fundido no necesita de teflón ni otros materiales antiadherentes, además no contienen materiales tóxicos tales como PFOA ni PTFE que contaminan tus alimentos y preparaciones, que podrán ser perjudiciales para tu salud.

Soporta altas temperaturas
El hierro fundido es un material que soporta altas temperaturas. Al ser un material pesado, permite retener el calor durante más tiempo, sin exponerlo a la pérdida de sus propiedades. Esto también hace que puedas usarlos en el horno, las parrillas o en el fuego directo.

Se pueden usar en el horno
Además de poderse utilizar sobre las fuentes de calor directo en la cocina (gas, inducción, vitrocerámica, electricidad), las sartenes y ollas de hierro fundido las podrás usar en el horno, a cualquier temperatura. Esto resulta muy práctico para hacer tortas, pan de maíz, frittatas y tortillas, panes planos como pan de pita y tortillas mexicanas.

Durabilidad
La vida útil de tus utensilios de hierro fundido puede ser de hasta 100 años o más, si se conservan bajo algunos sencillos cuidados.

Puedes comprarlos en nuestra tienda oficial en www.mercadolibre.com.co, y en nuestras tiendas y distribuidores autorizados en el país.

Puedes ver nuestros productos y utensilios en hierro fundido en www.victoria.com.com.co y www.victoria.com.co. Dirígete a la página de productos donde podrás ver las especificaciones y usos de cada uno.

Curarlos periódicamente
Para curar los utensilios de hierro fundido, debes aplicar una capa de aceite o grasa y calentarlos preferiblemente dentro del horno por 15 minutos o sobre la estufa hasta ver un ligero humo. Esto hará que se proteja el hierro, no se oxide y mantenga sus buenas condiciones. Es importante que no estregues el fondo con mucha presión para no eliminar esta capa de aceite (patina).

Al momento de lavarlos
Para lavar tus utensilios de hierro fundido existen varios métodos correctos y eficaces para garantizar su buen estado. Puedes utilizar jabones suaves para remover los excesos de alimentos sobre la superficie y utilizar, si es el caso, una esponjilla de acero; también puedes estregar con un poco de sal gruesa y así hacer la fricción necesaria para su limpieza. Luego de lavar es importante que seques cuidadosamente toda la superficie tu utensilio con una toalla seca y aplicar una capa de aceite o grasa.
Es importante que tengas en cuenta que el hierro fundido curado no es apto para ser lavado en lavavajillas, mientras que el hierro fundido esmaltado si es completamente apto para su lavado en lavavajillas; sin embargo eliminará considerablemente la patina que se forma con los aceites y grasas al cocinar, y que permite un mayor antiadherente natural y saludable para cada preparación.

Nuestros productos cuentan con una garantía limitada de por vida:

Te garantizamos que nuestros utensilios de cocina están libre de defectos de fabricación o manufactura que afecten su uso a partir de la fecha de compra. Sin embargo debes tener cuidado con algunos factores que nuestra garantía no cubre; tales como: daños por uso indebido (incluyendo calentamiento inadecuado, uso, almacenamiento, alteraciones o limpiezas inadecuadas) o uso comercial. Tampoco cubre manchas, decoloración, rayones u otros signos de desgaste (como el desgaste o el maltrato del esmaltado). Si, después de una inspección, determinamos  que el producto posee un defecto de fabricación, la empresa lo reparará o reemplazará según lo consideremos, sin cargo alguno para ti. Esta garantía la aplicamos al comprador original con su comprobante de compra y no es transferible. Si el producto no se adquirió nuevo de un distribuidor autorizado, vendedor o representante del fabricante, esta garantía es nula y sin valor.

Retirar el óxido
Humedece tu utensilio de hierro fundido con agua. Espolvorea sal gruesa y estregalo con una almohadilla metálica si es mucho óxido que debes retirar, o con una esponja común si sólo tiene un poco de óxido.
Luego lava el utensilio con agua caliente y detergente líquido suave. Enjuaga y seca por completo con toallas de papel.
Deja secar preferiblemente al sol, o deja secar durante unas 4 o 5 horas para permitir que la humedad en los poros se evapore.
Si no quieres esperar, puedes calentar el horno a 125 ºF (52 ºC), y luego coloca el utensilio de hierro fundido en el horno por 20 minutos para que seque completamente.

Cura tu utensilio
Utiliza una toalla de papel para aplicar una capa de grasa por toda la superficie de tu utensilio de hierro fundido. Asegúrate de aplicar también a la base y los lados.
Enciende el horno a una temperatura de 300 ºF (150 ºC). Coloca papel aluminio sobre una plancha para horno y coloca la sartén u olla boca abajo sobre ésta. La base de la sartén debe mirar hacia arriba.
Luego coloca la plancha para hornos dentro del horno y déjala allí durante una hora. Retira el exceso de grasa luego de 15 minutos y regrésala al horno. Deja que la sartén enfríe antes de tocarla.
Repite el Paso de curado dos veces más para crear una capa de resistencia mayor.