MÁQUINA DE MOLER O MOLINO DE GRANOS (Primera parte)

La máquina de moler o molino de granos también tiene su historia y antepasados de los cuales vamos a repasar un poco. El hombre primitivo descubrió que los alimentos se cocinaban mejor cuando se reducían a partes más pequeñas, golpeándolos con una piedra redonda sobre otra plana o cóncava que servía de base.

 

Posteriormente aparecieron los molinos de muelas de piedra, dos discos de piedra porosa sobre un plano horizontal, el inferior es la base, el superior gira alrededor de un eje y tiene el orificio por donde se alimenta, los granos son atrapados gradualmente por los discos y expulsados hacia afuera ayudados por la fuerza centrífuga. En la antigüedad estos molinos fueron construidos de mayor tamaño, los de viento holandeses y los de La Mancha del Quijote eran en realidad molinos de piedra para triturar el trigo.

 

Otro antepasado es el pilón, un tronco ahuecado, originalmente para triturar café, también se usa para moler maíz y granos secos. Los granos se ubican en el tronco y se golpean con un trozo de madera llamado mano o macana. El uso del pilón ya es poco y generalmente cuando vemos alguno, está cumpliendo otra función muy diferente a la original: de él brotan enredaderas, cuernos, helechos y todo tipo de matas ornamentales; además, están ubicados en distinguidos pasillos o patios de haciendas ya con años, en las que seguramente, el pilón cumplió con su principal función y paso de ser útil a decorativo.

 

Muy similar al pilón, pero de proporciones menores está el mortero, básicamente se utiliza para moler o macerar especias y es fabricado en materiales diferentes como madera, metal, cerámica o piedra como el molcajete mexicano.

 

Posterior a todas estas “piedras” aparecen los molinos metálicos de manigueta, que tienen su origen en Alemania en el siglo XIX. Se fabricaban en acero y sólo tenían acceso a él las familias más ricas. Eran utilizados no solo para moler la comida de las personas, también la de los animales. Existían diferentes tamaños, unos más grandes para moler maíz, otros para café y maíz y unos más pequeños para especias.

 

El molino de granos Victoria nace después de fundir soldados y crucifijos de plomo en un pequeño taller, y por la pasión del fundador por los temas gastronómicos. El molino de granos, o máquina de moler fue el primero de muchos productos relacionados con la cocina que hoy se fabrican en Victoria y no sólo tiene la virtud de ser el primer producto, también de permanecer el tiempo.

 

La maquina de moler ha sido muy importante en la vida de muchos, molino de granos suena más sofisticado, pero seguirá siendo la misma máquina de moler que nos tocó a muchos en las casas donde se molía el maíz para preparar las arepas o la famosa carne en polvo, típico acompañante de los fríjoles y la sopa de arroz… a mi me encantaba la carne en polvo “cuchariada” con unas tajadas de papa y un poco de hogao, era lo máximo, creo que caeré en esa tentación en los próximos días.

 

La máquina de moler tuvo que ver hasta en problemas arquitectónicos, cuando los muebles de las cocinas fueron remplazados por las cocinas “integrales”. Era muy importante prever que el pollo de acero inoxidable tuviera unas perforaciones, o un pedazo de tabla que sobresalía para poder instalar la máquina. Cocina que no contara con la posibilidad de instalar la maquina de moler… apartamento que se desvalorizaba o implicaba reforma segura por parte de los nuevos propietarios.

 

Continuará…

 

Por: Mónica Restrepo Isaza

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir esto

Copiar enlace al portapapeles

Dupdo